domingo, 12 de julio de 2015

Las claves para invertir como Warren Buffett

El maestro del Value Investing, Warren Buffett, el Oráculo de Omaha, que a todos deja boquiabiertos siempre está bajo la lupa de los grandes gestores de fondos y del público en general y, ¿sabes qué? A él no el no le importa.

Mucho se habla de su secreto en la selección de acciones pero poco se dice de la base, su estructura, de la gestión de las acciones ya elegidas. El problema actual que suele haber en los distintos métodos de inversión es que creemos que todos son verdad y no es así, todos tienen algo de verdad pero no tienen toda la verdad. Por eso hay tantos métodos y hay tantos malos inversores que entran y salen del mercado continuamente y cambian de método como si cambiasen de camisa al tiempo que pierden su pequeño capital ahorrado con tanto esfuerzo.

Warren Buffett es el mejor (no el único, pero sí el más famoso) y por ello su conocimiento y experiencia debería ser tenida en cuenta. A veces se malinterpreta pero la mayoría de las veces simplemente se ignora. Su gestión es bastante sencilla y se fundamenta en 2 claves:

Paciencia

"si no eres capaz de poseer una acción durante diez años, no deberías pensar en tenerla ni diez minutos"

Su sistema para los observadores ocasionales es muy similar al Buy and Hold de toda la vida. Ciertamente ese es uno de sus secretos pues cuando todos los inversores pierden dioptrías viendo los mercados todos los días a todas horas y, por lo tanto, dejándose engañar por el "humor" del Sr. Mercado terminan haciendo rico a sus brókers con las comisiones de compra-venta. Más de una vez ha dicho que uno de los errores de los inversores es que en bolsa "hacen demasiado".

Una vez seleccionado el valor y conociendo la situación macroeconómica nacional e internacional solo hay que dejar que la empresa siga trabajando para nosotros y esperar que el equipo directivo genere valor para el accionista. Pero hay gente que ante una pequeña bajada en la cotización de 5% vende toda su posición y, claro, cuando hay una crisis y el valor baja un 15% entonces entran en pánico. Una herramienta que desde mi punto de vista está muy mal usada es el famoso Stop Loss y que lo que realmente hace es que estemos entrando y saliendo continuamente del mercado.

Liquidez

La importancia de la liquidez es subestimada. De hecho es algo que se presupone pues si no hay liquidez no se puede comprar nada, por lo tanto, algo que deberíamos tener en cuenta antes de entrar en cualquier valor es qué posición de liquidez me voy a quedar. Es muy importante este punto.

En primer lugar y siendo negativos, el ratio de liquidez nos indicará que lo que tenemos invertido es el capital máximo que podemos perder cuando invertimos en acciones (siempre que no estemos apalancados). Si tenemos todo invertido es que podemos perderlo todo. Así de claro, así de simple. En segundo lugar y siendo positivos, si no hay liquidez es que no tenemos más capital para invertir y puede que perdamos alguna gran oportunidad para invertir.

Cabe señalar que si invertimos es para que esas inversiones nos proporcionen esa liquidez para seguir comprando y ahí es donde interviene la paciencia. Pero si año tras año solo cosechas pérdidas, ¿para qué demonios sigues gastándote tu dinero en papel? Olvídate de la bolsa. Lo mejor es que lo ahorres y te pagues unas merecidas vacaciones en alguna playa paradisíaca con tu pareja.

Una inversión debe producir beneficios, sino produce beneficios es un gasto. Recordadlo.

Un saludo.




viernes, 10 de julio de 2015

La crisis griega que vendrá

¿Estamos tontos o qué? Lo que no podemos permitirnos, y menos porque estemos bajo la presión de tensiones geopolíticas de EEUU y Rusia, es que nos engañen por enésima vez. Es decir, ¿alguien me quiere hacer convencer que el mismo primer ministro de Grecia que se opuso todo lo que pudo al Eurogrupo, cortó las conversaciones con la Troika, convocó un referéndum de repente y que, encima, hizo publicidad por el NO es el mismo que 2 días después se baja los pantalones y anuncia medidas más restrictivas para su propio país? Repito, ¿estamos tontos o qué?

Lo que sinceramente creo, a pesar de dejar atrás las primeras horas de euforia bursátil, es que el primer ministro Alexis Tsipras nos la quiere colar de nuevo. ¿Qué más da que engañen a Europa con las cuentas o con las reformas? No sería la primera vez. La primera fue para entrar en el Euro, porque a Europa le convenía no ser visto como un club elitista y porque se creía que cuantos más, mejor. La segunda, cuando nos convencieron para solicitar el primer rescate nos dijeron que harían reformas ¿las has hecho tú? Ellos tampoco. La tercera vez fue cuando después de implementar medidas y reformas serias para el segundo rescate y cuando estaba a punto de tener superávit primario va, tienen elecciones y gana un populista que promete que todo cambiará porque ahora lo firma él. La cuarta es que vamos y nos creemos que el populista se baja los pantalones cuando lo único que quiere es tiempo para que los demás salgan de la crisis con su esfuerzo y por la presión de EEUU y ellos ya veremos como salen, pero primero suelten la pasta. Por favor...

Nosotros tenemos una Grecia particular llamada Cataluña. Cuyas tácticas son las mismas: para que no nos separemos dadnos vía libre presupuestaria que ya, si eso, ya lo devolveremos, pero no hoy. Mañana.