miércoles, 20 de octubre de 2010

¿Para cuando te jubilas? Los ricos nunca.

Ahora que el gobierno español está pensando en aumentar la edad de jubilación surge una noticia sorprendente: Los ricos no desean jubilarse.

Varias razones podrían justificar esta respuesta como, por ejemplo, el aumento de la esperanza de vida pero nunca esta: es divertido.

En una encuesta para Barclays, y así recogida en el Wall Street Journal, con más de 2.000 encuestados con un patrimonio de 1,5 millones de dólares más de la mitad desea no jubilarse nunca.

La respuesta es cuanto menos chocante ya que unos de los fines de alcanzar la libertad financiera es la dejar de trabajar, dejar de estar "esclavizado" al trabajo. Claro, la perspectiva es así cuando tenemos en mente un trabajo que no nos realiza, no nos motiva, y, en definitiva, no nos satisface.

No es una pasión por el dinero al estilo Tío Gilito (ni tampoco Gordon Gekko que ahora está tan de moda) por el dinero, así sin más. Es una pasión por algo totalmente nuevo y ajeno a lo que conocemos como trabajadores y que, en palabras de Robert Frank el autor del artículo, emprender puede significar, entre otras cosas, buscar una necesidad comercial, reinventar una industria o reestructurarla y realizar un acuerdo con éxito.

Ese es realmente el secreto para ser feliz en lo que hagamos. Todo aquello que hagamos que tenga un sentido en el cual participemos activamente en un plan propio; no dejemos que las cosas ocurran porque sí, sino que volquemos toda nuestra pasión en un fin. Creemos algo nuestro y, sobre todo, seamos felices.

domingo, 17 de octubre de 2010

¿Acciones o bonos?


Warren Buffet, el oráculo de Omaha, ha hablado. Cuando lo ha hecho lo ha hecho con rotundidad: las Bolsas están más baratas que los bonos.

Desde la famosa, y tristemente conocida, crisis de deuda griega el mercado de los bonos ha tomado el rol principal como objetivo de inversión de especuladores de todo el mundo.

Tanto en la deuda pública como en la privada, tanto en los mercados primarios como secundarios había que aprovechar la debilidad manifiesta de los que "necesitan" nuevos créditos para no quebrar.

Para una afirmación así deberemos hacer un estudio (reconozco que va a ser escueto) para conocer el alcance de tal afirmación. Como siempre que queremos comprobar si un producto está caro o barato debemos compararlo con otros vehículos de inversión. Así, un Bono estará caro o barato respecto a otras oportunidades.

Entre Bonos.

Al comparar distintos tipos de Bonos (en concreto en bonos a 10 años) de distintos países podemos sacar alguna que otra conclusión. Vamos a comparar bonos de diferentes países:

Alemania -- 2,39%
EEUU -- 2,57%
Italia -- 3,75% (aproximado)
España -- 4,03%
Portugal -- 6,04% (aproximado)
Irlanda -- 6,12% (aproximado)
Grecia -- 8,95% (aproximado y bajando del 10%)

Al comparar los bonos a 10 años de los distintos países podemos sacar la primera conclusión: la economía es cuestión de confianza. Esto ocurre porque la percepción actual es que hay países con más riesgo de quiebra (todavía) que otros.

Si queremos movernos a través de los números (los números hablan) observamos que los países "más seguros" son EEUU y Alemania, que no llegan al 3% de rentabilidad, precisamente por eso, por su seguridad de pago. España, en nuestro caso, podemos observar que la perspectiva ya no es tan mala, con más de un 4% de rentabilidad; mientras, en el lado más extremo, tenemos a Grecia con un 8,95% de rentabilidad (aún está grave aunque la noticia buena es que ha empezado a bajar de los 10%, vamos una leve mejoría).

Con las acciones.

Aquí voy a ser más "casero" y lo voy a comparar con el PER medio de las acciones del IBEX (para lectores de otros países pueden hacer sus comprobaciones con sus propios índices o con el Dow Jones). Aquí el PER es cercano al 13,5 lo que significa una rentabilidad teórica de 7,40%.

Podemos comprobar que la frase de Warren Buffet es acertada si lo comparamos con los bonos de "mejor calidad" como es el Alemán y EEUU. Para ser sincero resulta más barata la bolsa que el conjunto de bonos a 10 años de los diferentes países que he reseñado (los de otros países de la UE que no he reseñado es porque tienen mejores rentabilidades).

Ahora nos toca decidir a nosotros: ¿acciones o bonos?

viernes, 15 de octubre de 2010

Ram Bhavnani y la renta fija.

Ram Bhavnani es conocido por sus aciertos, y también por algún desacierto, en la renta variable.

Cómo desde un pequeño bazar situado en Santa Cruz de Tenerife ha llegado a poner "en jaque" disputando el control accionarial de algún que otro banco español.

Revisando diversas noticias observé la distribución patrimonial de sus Sicavs (las cuatro que dirige ahora mismo) publicadas en el suplemento de Banca Privada de la Revista Inversión y algo me llamó la atención.

Daban a entender que debido a la crisis el Sr. Bhavnani había aumentado su participación en renta fija. No sé si será debido a la crisis pero sí que se puede ver un aumento de la inversión en renta fija.

Es cierto, cuando antes la composición de su cartera se encontraba bien diversificada entre renta variable y renta fija (casi rozando el 50-50 tan pregonado por Ben Graham en su lifbro El Inversor Inteligente) ahora ha variado un poco. La política de inversión del Sr. Bhavnani siempre (por lo menos desde hace ya algunos años) había sido intentar mantener posiciones diversificadas en porcentajes cercanos al 50% entre renta fija y variable.

No en todas las Sicavs tenemos esto, por ejemplo en Bombay la renta fija sólo asciende hasta el 23% mientras que en Laxmi alcanza el 60% y en Cartera de inversiones Canarias es del 98%, pero lo que su trayectoria va demostrando es:

Es un inversor profesional. Es evidente se ha dedicado a ello muchos años y ha aprendido (y seguirá aprendiendo) a invertir prácticamente en cualquier vehículo de inversión o producto siempre y cuando pueda entenderlo. Ya que también encontramos desde inversiones en renta fija como en derivados (warrants).

Huir de las modas. La inversión se realiza porque, tras un estudio, se cree que es la más conveniente para alcanzar los objetivos deseados y no porque sea un "producto estrella".

Minimizar las pérdidas. Si esto significa deshacer posiciones o desinvertir porque nos hemos equivocado se hace. No pasa nada. Lo importante es ser lo suficientemente humilde para rectificar.

Conservar las ganancias. La renta fija siempre ha sido para él refugio de ganancias obtenidas en el pasado para que sigan rindiendo en el futuro, no refugio de la incertidumbre. Un inversor profesional aprende a vivir con la incertidumbre.

viernes, 1 de octubre de 2010

Ten una imagen corporativa atractiva.

Cuando creamos una empresa podemos pensar que sólo se trata de "venderle" algo a alguien más barato que los demás.

En parte es cierto pero realmente es una visión un tanto superficial de lo que puede llegar a ser una empresa; además si pensamos así quizás sea la manera más fácil de cavar nuestra propia ruina.

Una empresa es un ente propio, tiene una "personalidad" propia tanto en el ámbito jurídico como en las relaciones más estrechas con nuestros clientes y proveedores. Es por eso que se dice que una empresa tiene personalidad jurídica propia. Tiene personalidad propia y se relaciona de forma independiente de la persona que la dirige.

Un ejemplo claro de esto es cuando nos atienden en un McDonald's. No nos estamos relacionando con Jim Skinner (CEO de la empresa) sino que la atención que nos brindan es la de la empresa McDonald's (o no sólo la de ese restaurante, porque repercute en la imagen corporativa global) y es su imagen la que está en juego, la de la cadena, y no la de su presidente (ni incluso la de su empleado). Esto es sólo un ejemplo, pero deja claro lo que intento decir y para ello he utilizado una empresa con una, más o menos clara, imagen corporativa buena.

También podemos usar un mal ejemplo de esto que resultan de los productos MADE IN CHINA. Es una lástima que cuando tenemos en nuestras manos un producto que es de mala calidad pensemos enseguida (por lo menos a mí me ocurre) que es normal porque se trata de un producto que "es de un chino" o "de China". Es una lástima, digo, porque siendo realistas somos conscientes que una gran mayoría de los productos de la mayor calidad que existen en el mercado son MADE IN CHINA, pero son propiedad de empresas occidentales así que la buena imagen se la llevan ellas y no el país de fabricación; pero no, la "imagen" que se nos queda es la de la mala calidad.

Y no confundir imagen corporativa sólo con el logotipo o la marca, cosas muy distintas.

Así que cuando decidamos tener una empresa debemos tener en cuenta que hagamos lo que hagamos qué imagen corporativa deseamos transmitir. La buena calidad a un precio justo o la de la mala calidad a precios baratos. Al igual que cuando conocemos a una persona por primera vez, la primera impresión es la que queda.

Un saludo.