martes, 19 de abril de 2011

Si puede cambiar, cambiará.

Quien iba a pensar que la deuda estadounidense algún día podría bajar su rating. Nadie. Analistas y comentaristas no salen de su asombro. Si bien es cierto que, siempre que se hablaba del rating de la deuda americana, se realizaba con cierto reparo pero con la convicción interna de que eso no podría pasar.

Todavía no ha pasado, pero la perspectiva negativa es un aviso. Puede pasar!!

Rating y S&P

Las agencias de calificación, entre las que se encuentran S&P, Moody's, Fitch, etc., son empresas privadas llenas de analistas y expertos que con la información de la que disponen estiman, en un futuro próximo, la posibilidad de solvencia de ciertos activos, empresas o, en este caso, países.

Los estudios, o estimaciones, que se realizan por encargo o forman parte de su servicio permanente, son como todas las estimaciones: proyecciones subjetivas sobre datos objetivos. No, no tienen bola de cristal, pero como se les presupone expertos en su campo es más normal que se les haga más caso a ellos que, por ejemplo, a mí (que ya aviso que todo lo expuesto en este blog y comentarios sólo son opiniones).

Sus estimaciones suelen mover el mercado y, desde lo ocurrido con la crisis de crédito inmobiliario, han perdido mucho de su supremacía al calificar de bajo reisgo inversiones que no lo eran; se ve que sobre el papel sí lo eran. Aún así, sus calificaciones marcan el punto de inflexión para las decisiones de inversión de muchos inversores institucionales ya que su calificación es un indicador de la solvencia o riesgo sobre ese activo, empresa o país.

Calificación AAA de Estados Unidos de América

Desde los años 40 del siglo XX EEUU ha mantenido esa calificación crediticia. Esto se traduce en la creencia de que la deuda de los EEUU era de pago seguro, sin riesgo. De hecho, muchos analistas fundamentales, a la hora de utilizar una tasa de descuento o a la hora de comparar inversiones se utilizaba la rentabilidad de sus bonos como ejemplo de inversión sin riesgo. Nuestro país, España, también sufre esas calificaciones (todos los países que quieran vender deuda) y se encuentra calificada como AA, es decir, con cierto riesgo. Riesgo de impago.

Los tipos de calificación de S&P

Cada empresa tiene su gradación propia pero para realizarnos una idea en S&P las calificaciones son:

AAA
AA+
AA
AA-
A+
A
A-
BBB+
BBB
BBB-
BB+
BB
BB-
B+
B
B-
CCC+
CCC
CCC-
CC+
CC-
D

Desde el varapalo de las subprime creo que estas agencias buscan recuperar el descrédito conseguido y, por ello, el aviso tiene una mayor fuerza.

Estaremos atentos a todas las noticias porque ya estamos avisados como cuando se decía que venía la crisis. Si se dice que puede ser, será; por supuesto, no son buenas noticias para los alcistas.