jueves, 29 de julio de 2010

Mitos del Mercado de Valores.


Pese al reciente rally bursátil, tenemos un artículo del Expansión donde se desgranan diez aparentes mitos del mercado bursátil.

Debido a la crisis tanto el corto como el largo plazo han quedado en evidencia. Nadie puede predecir el futuro y por ello hay que trabajar sobre el conocimiento del pasado y del presente y desembarazarnos de cualquier mito.

Estos son consejos que seguramente ya habremos oído con anterioridad y que el propio artículo en cuestión ya responde pero me gustaría dar mi propia opinión sobre los mismos (en algunos casos para puntualizar alguna cosa y en otros porque no estoy de acuerdo). De todos modos el que esté muy interesado en estos y más mitos puede ver el libro 100 errores al invertir en bolsa. Muy útil sobre falacias.

1. Es un buen momento para invertir en bolsa.

¿Se podría preguntar lo mismo a un comercial de una inmobiliaria sobre los pisos? Ellos siempre dirán que sí. Aunque es un mito extendido, si el asesor no es su broker no tiene por qué aconsejar así (ojo con los bancos porque a ellos sí que les interesa porque ellos también son su broker). Ahora, en mi opinión, pienso que es un buen momento porque los precios están bajos pero para que nadie se sienta engañado puede empezar por estudiar algo de análisis bursátil y decidirlo por sí mismo. Es tuya la última decisión y responsabilidad.

2. Las acciones rentan de media el 10% al año.

Es un dato histórico tomado desde 1800. Los datos del siglo XIX no son muy rigurosos y el panorama desde el siglo XX es mucho más complejo. Los expertos ahora sugieren que sería más realista cifrar la rentabilidad en el 5%. Todo depende del "momento de entrada" en el mercado bursátil. Si no que se lo digan a Warren Buffet con un 23% de rentabilidad anual o a Ram Bhavnani sobre si era o no un buen momento para entrar en Popular (creo que éste último diría que no).

3. “Las previsiones de nuestros economistas son…”

La mayoría van a dar una respuesta ambigua, puede que sí puede que no. Es así porque es la única verdad. Pero si, como he dicho antes su asesor también es su broker, en momentos bajistas dirá que el mercado subirá y en plena burbuja dirá... ¡la bolsa nunca baja! Me gusta esta frase: "Warren Buffett dijo una vez que los que predicen el comportamiento de los mercados hacen quedar bien a los adivinos". No comment.

4. Invertir en bolsa le permite participar en el crecimiento de la economía.

La bolsa y la economía real tienen muchos puntos de interrelación (se llega a afirmar que la una es predecesora de la otra) pero hay que reconocer que, aunque la mayoría de las veces puede ser así (o por estadística), también hay casos flagrantes de claro distanciamiento. Seamos serios, son mercados que cada cual va a su aire porque las acciones se comportan como una commodity más y se rige por las reglas del mercado (subirá y bajará según la oferta y la demanda de papel y de la "salud" económica de los compradores y de las empresas) en cambio, en la economía real, intervienen otros factores como el paro, la producción, etc. Pueden interrelacionarse pero no es ley aunque algunos políticos no dudarán en poner de ejemplo a la bolsa para pretender ver "brotes verdes".

5. Si quiere más rentabilidad debe asumir más riesgo.

Esta falacia está muy extendida por los "expertos" sobre todo por la "democratización" de productos financieros muy volátiles y de difícil entendimiento o control por parte de los inversores. Las opciones, futuros o warrants (cada cosa es parecida y, a la vez, diferente) tienen fama de producir grandes rentabilidades puntuales si se tiene el acierto de dar con el valor adecuado en el momento más inesperado. Es, muchas veces, intentar dar con el caballo ganador. Estos productos han sido muy utilizados por los profesionales para "cubrirse" de posibles bajadas/subidas repentinas de precio. Venderse como productos de uso común entre inversores sería acuñada por Warren Buffet, alguien con un 23% de rentabilidad anual invirtiendo en acciones y bonos (eso está pasado de moda dirán unos, los parámetros de la economía han cambiado dirán otros), como auténticas "armas de destrucción masiva". Sobran las palabras.

6. “La bolsa está barata justo ahora. El PER es sólo de 13 veces”.

El PER es un ratio universalizado, endiosado y, a la vez, incomprendido. Un mismo PER, por sí sólo, puede significar o que la empresa está tremendamente cara o con unas perspectivas de futuro espléndidas. Todo depende de cómo se mire. Ahora bien, si lo comparamos con las mismas empresas de su sector y con su media de los últimos 5 años entonces la cosa cambia y se convierte en un indicador, desde mi punto de vista, muy fiable.

7. No se puede hacer “timing” con el mercado.

Aquí entra en juego la famosa teoría de la opinión contraria en un intento de adelantarse al timing (porque acertarlo es pura suerte, se mire como se mire). Si las noticias son tremendistas compraremos y si son muy halagüeñas venderemos. Es una teoría que funciona muy bien sobre el papel pero tiende o a vender demasiado pronto o a comprar demasiado pronto. Es eso, una buena teoría. Y creo que sí, que se confirma este mito como principio, siendo el único mito que sí que se cumple.

8. “Recomendamos una cartera diversificada de fondos de inversión”.

Todos los grandes inversores cuentan con una cartera muy diversificada de acciones, bonos, líquido, etc. Quiero recordar una cosa: "ellos pueden porque tienen dinero para hacerlo". Al mismo tiempo repasando las biografías de los grandes inversores (Warren Buffet, Carlos Slim, Ram Bhavnani, JP Morgan, Soros, Ben Graham, etc.) todos, casi sin excepción, llegaron a lo que son por concentrar esfuerzos en unas pocas acciones que, a la postre, resultaron "geniales" inversiones. Eso da que pensar.

9. “Este es un mercado de selección de valores”

Más que por selección de valores el mercado bursátil es un mercado de selección de momentos ya que podemos invertir en acciones de "baja calidad" que luego resulten en un boom o invertir en acciones de "gran calidad" y encontrarnos en un crack. Cuando me refiero a calidades me refiero, claro está, a las empresas que subyacen tras la acción. Todo depende de en qué momento nos encontremos y de ahí la importancia de indicadores tipo PER u otros que indiquen la sobrecompra o sobreventa de las mismas. No se puede hacer timing con el mercado.

10. “Las acciones se comportan mejor a largo plazo”.

Aquí estoy de acuerdo con lo que dijo John Maynard Keynes: “En el largo plazo, todos muertos”. Ahora bien también es cierto que hay que dejar un respiro al mercado para que avance y retroceda. La volatilidad de estos años es una muestra de cómo puede subir y bajar la bolsa en los momentos más inesperados pero a la larga, no sabemos cuándo también es cierto, tenderá a su equilibrio.

Aconsejo leer el Inversor Inteligente de Ben Graham (dónde explica su famoso principio del margen de seguridad) y ponerlo en práctica. Se asombrará de los resultados y dejará de lado tanto mito inútil.

Saludos.

miércoles, 28 de julio de 2010

Alimentarte de empresas sanas es más saludable... para tu bolsillo

Recientemente han publicado los famosos test de estrés de los bancos. Sinceramente, no sólo deberían ser aplicados a los bancos sino a todas las empresas aunque está claro que son los bancos las empresas más sensibles para la sociedad, sobre todo para una sociedad tan fuertemente endeudada como la nuestra.

Realmente no deberíamos diferenciar el invertir de cualquier otra actividad humana ya que invertir es, en sí mismo, ya una actividad profundamente humana.

Si inyectamos nuestra economía con costumbres poco "saludables" o con excesivos gastos podemos acabar por sufrir algún percance médico-financiero. Ahora que llega el verano sería bueno estimular nuestras economías con algunos consejos para que éstas sean más saludables.

Aliméntate bien.

Lo fundamental es que hayan ingresos recurrentes mensuales. Hay que hacer frente a nuestro nivel de vida y no lo va a pagar el vecino. Debes intentar alimentarte tanto con ingresos recurrentes (quizás un sueldo o con alguna empresa) como también con ingresos más relacionados con el largo plazo (germinar una pequeña empresa a media jornada por ejemplo).

Elimina esos michelines de más.

Igual que cuando te luces en la playa, piscina o terraza deseas tener un cuerpo de escándalo lo menos que podemos empezar a hacer es eliminar los dichosos "michelines" de gasto que tan mal dejan a nuestras cuentas mensuales. Deja sólo lo esencial, aunque de algún capricho tampoco te vas a privar que estamos en verano, sé moderado.

Prepara a tus cuentas para el entrenamiento.

Para comenzar a adquirir músculo es importante que redirijas de los ingresos que no se "coman" tus gastos en un pequeño capital disponible tanto para una pequeña emergencia como para comenzar a utilizarlo como energía para el siguiente paso: fitness financiero.

Haz "fitness financiero".


Entrena tus cuentas con compras de activos. Recuerda que se considera activo a aquellos bienes que tienen una alta probabilidad de generar un beneficio económico a futuro y se pueda gozar de los beneficios económicos que el bien otorgue.

Dependiendo de tus conocimientos y/o capital disponible podrás emplearlo en tres campos: activos de papel (renta fija y variable), inmuebles (pisos, oficinas, bajos o garajes) y negocios (franquiciado o freelance).

Aquí también hay que tener cuidado con el "entrenamiento" porque una selección de empresas o inversiones, digamos, "poco saludables" puede llevar al traste toda la planificación anterior y el esfuerzo que conlleva. Aunque tampoco te preocupes así también se aprende a cómo no hay que hacerlo.

Con estos sencillos consejos lucirás unas cuentas personales de escándalo que seguro que serán la comidilla de familiares y amigos y, por qué no, puede que te eche el ojo algún director/a de banco o caja. Quién sabe, igual te conceden algún préstamo o hipoteca.

Saludos y feliz verano a todos.


lunes, 26 de julio de 2010

Buscando el éxito, buscando tu nicho de mercado.

Cuando queremos crear una empresa tendemos a darle mucha más importancia al producto o al marketing y parece que nos olvidamos de lo qué es realmente importante.

Debemos saber que para que se venda un producto debe haber alguien que lo compre. Es decir, un producto normalmente suele venir a resolver una necesidad y es que es más fácil satisfacer una necesidad ya creada que "convencer", con millones de euros de gasto en publicidad, a tus clientes de que compren tu producto.

Para buscar tu nicho de mercado es necesario realizar un buen estudio sobre tus clientes potenciales. Nada mejor que sean similares a tí para buscar posibilidades de nichos. Analiza tus gustos, estudios, trabajos, etc. que seguro encuentras algo que haga alguien que tú puedas mejorar en, al menos, 3 aspectos diferentes.

Si nos gastamos miles de euros en fabricar un posible producto y también miles de euros en publicitarlo puede que funcione o puede que no. Es un riesgo excesivo para tanta inversión. Para asegurarnos de que ese riesgo es mínimo hay que probar que existe gente que esté dispuesto a comprarlo al precio propuesto. Sino puede ser la empresa más corta de la historia (aunque seguro que no será la única).

Podemos probarlo realizando un estudio preliminar, antes esto se hacía a través de encuestas telefónicas pero son molestas y hay que realizar demasiadas (eso también cuesta dinero). Teniendo internet como herramienta se pueden hacer buenos estudios de mercado a bajo coste utilizando diversas herramientas:


Busca tu éxito, busca tu nicho de mercado.

lunes, 19 de julio de 2010

Invertir o no invertir, esa es la cuestión.

Si algo, sin duda, he aprendido de esta crisis es que no puedo vivir por encima de mis posibilidades. He aprendido a ahorrar.

Ahorrar no significa que, por mi culpa (o la de todos, en cadena), llevemos a la ruina a nuestro país por falta de consumo ni tampoco que por ahorrar tenga que vivir en una cueva.

Si nuestro país está en quiebra es por nuestros gobiernos y el exceso de gasto (¿de todos?) y no por mi decisión de adaptar mis gastos a mis ingresos. Eso, como mucho, hará equilibrar mi nivel de vida y darme tranquilidad.

La persona que sea malcarada, huraña, pesetera, agarrada, jeta, chupona, gorrona y buitre (sinónimos muchas veces del que ahorra y no sólo del que prefiere gastar el dinero de otros al suyo propio) va con la personalidad de cada uno (el que es así lo seguirá siendo ahorre o no, es cosa de carácter) no con ser previsor. ¿Somos conscientes de que algunos están a sólo un accidente, una enfermedad o una mala situación laboral de la bancarrota?

Pero ahora que he empezado a ahorrar, ¿qué alternativas me quedan?

Lo que tengo ahorrado lo puedo dejar como está (no hacer nada con él) y seguir ahorrando en "la hucha" o "colchón" para algún imprevisto (porque no sé cuando vendrá, por eso se llama imprevisto). Ya que me ha costado tanto esfuerzo ganarlo parece la mejor solución porque ¿dónde mejor va a estar que junto a mí? No parece mala opción si no fuera porque el inexorable paso del tiempo va a hacer mella en ellos a través de la inflación. Por ahora es la mejor opción.

O, por el contrario, puedo hacer algo con él como, por ejemplo, invertirlo o gastármelo. Si me lo gasto (es mi dinero y hago con él lo que quiero), todo o parte, tampoco parece mala idea. Según los economistas aumentar mi nivel de gasto favorecerá el crecimiento del país. A mí, personalmente, me da igual lo que digan los economistas (no decían que no estábamos en crisis que ahora sean ellos los que remen). Nadie me va a echar una mano cuando me haga falta dinero para algún imprevisto (del coche, me divorcie, me despidan, etc.).

Lo único para lo que me va a valer si se me ocurre gastar parte o todo de lo ahorrado en algún capricho merecido (un viaje, un coche nuevo, vacaciones, etc.) es que por lo menos lo pago al contado y no con un interés a una financiera (van desde el 10% al 28% sólo para que lo sepáis si no revisad los TAE de las tarjetas de crédito o contratos de préstamo). Los préstamos sólo hipotecan el futuro (gastamos con dinero que no tenemos en este momento). Sólo que volveremos al principio y vuelta al ahorro.

Pero no, yo he decidido invertirlo, sacarle unos eurillos al ahorro y aprovechar el interés compuesto a mí favor. Todo depende de nuestro nivel de inversor. Haciendo acopio de la definición de inversor de Ben Graham (un tipo muy listo) en la cual se considerará inversión: Aquella que, tras un analísis meticuloso, promete seguridad del principal y un retorno de inversión satisfactorio. Una operación que no cumple con estos requisitos es especulativa.

Me gusta la definición. Conservar el ahorro y obtener algún retorno. Siempre me quedará la opción del colchón.

Mis opciones entonces pasarán por activos financieros sin riesgo (depósitos bancarios) o de riesgo muy bajo (renta fija del Estado o empresarial de alta calificación). También puedo invertirlo en otros activos financieros (como las acciones o un fondo de inversión referenciado a un índice) pero, como siempre, según aumenta el riesgo así debe aumentar mi conocimiento sobre el producto en el cual invertir.

Si no es preferible meterlo debajo de un colchón.

jueves, 15 de julio de 2010

La generación sin imaginación.

Aquellos que tienen niños seguro que comprenden lo que voy a decir.

Imaginad que paseáis a vuestro hij@ a través de la sección de juguetes de unos grandes almacenes. Imaginad esos estantes interminables llenos de artilugios llenos de color y figuras llamativas que prometen mucha diversión (educativos o no).

Imaginad la reacción del niñ@ cuando ve todo eso. Sí, la boca abierta y si no quiere 4 ó 5 de los juguetes expuestos nos amenazará muy seriamente con unos molestos berrinches y pataletas varias.

Esa es la razón por qué esa sección no se cruza nunca con los niños (se evita a toda costa) y sólo se acude a ella cuando les vamos a comprar un regalo (y si puede ser que ellos no lo sepan que vamos por ahí).

Pero sigamos imaginando que hemos llevado al niñ@ por ahí y, curiosamente, le hemos comprado el juguete que más deseaba de toda la tienda. Imaginemos que llegamos a casa y ¿cuál es el resultado? El juguete al día siguiente está en un cajón olvidado y sigue jugando o con el juguete de siempre o con cualquier cosa que caiga en sus manos.

Esto ocurre porque su mente disfruta con la imaginación y no con el juguete. Los juguetes de hoy son tan perfectos, tan reales que no da pie a usarlos. La mente del niño, que en un principio a sucumbido ante la magia del markenting de la industria juguetera, considera a esos juguetes demasiado aburridos. Su destino irremediable será el olvido. Su mente, la del niñ@, aún no está "contaminada" por la telebasura.

A nosotros nos pasa lo contrario. Después de tanto tiempo contaminando nuestra mente con infinidad de alienamientos ahora somos incapaces de imaginar, de soñar algo que medianamente se escape de las reglas de la lógica.

Ayer leí un post de el blog de Desencadenado en el cual, no sin falta de razón, describe el único plan de empresa que se nos ocurre es:

- monto una web
- consigo millones de usuario
- ¿?¿?¿?¿
- nos hacemos ricos (vendiendo la web)

Me resultó muy interesante, os lo recomiendo. Tan interesante que ha inspirado este otro post. No sé si estará a la altura. Vale, volvamos al tema que me desvío, el objetivo está claro. Pero, ¿y el producto? ¿y el servicio? Nos falta imaginación. Sabemos a dónde queremos llegar pero no cómo podemos llegar hasta ahí. Nos hace falta un "vehículo" para que se haga realidad ese sueño.

Dediquémonos a soñar otra vez. Imaginemos un mundo con formas imposibles y lugares innombrables. Porque si no es así esa web creada, que pretende captar millones de usuarios, terminará siendo otro proyecto estéril. Nos estamos convirtiendo en la Generación sin imaginación, excesivamente contaminada.

Soñemos otra vez...

miércoles, 14 de julio de 2010

Prepárate tu jubilación cuánto antes.

De siempre se ha sabido, otra cosa es que lo hayan querido contar, que el sistema de la Seguridad Social española (y de aquellos países que son similares) es un sistema piramidal o sistema Ponzi.

No porque sea una estafa, no lo es. De hecho la fundamentación es muy buena ya que asegura una protección sanitaria y social, solidaria y global.

El sistema se nutre de las aportaciones de la población activa, los trabajadores y empresarios, para que la población que se jubila siga ingresando como sustento en proporción al nivel de contribución pasado (los nuevos aportan y el jubilado recibe en proporción a lo que aportó). Incluso compensa a las personas que no han podido cotizar (pensiones no contributivas) por diferentes razones. Nadie queda abandonado. El "papa - Estado" vela por tu futuro.

Para mí la jubilación del Estado es la última opción, ¿por qué?

Porque tiene 2 problemas graves derivados de ser un sistema piramidal, es decir, el sistema de pensiones se mantiene porque la base (la población activa) aporta con su trabajo. Esos ahora trabajadores cuando se jubilen ingresarán con las aportaciones de los futuros trabajadores. Si esto no es un sistema piramidal que venga Dios y lo vea.

Problemas

1.- La pirámide inversa demográfica. El aumento de la esperanza de vida provoca, como consecuencia, una disminución de la natalidad ya que al esperar vivir más no hay tanta necesidad de perpetuar la especie con sujetos nuevos, ya se mantiene con los que hay.

2.- Sensibilidad a la situación laboral. Por mucha población activa dispuestos a trabajar que haya si no hay trabajo tenemos 2 problemas. No se ingresa por cotización (no hay trabajo) y además tenemos población muy sensible a la discriminación por falta de recursos.

Solución

1.- La población inmigrante. Si una sociedad no nutre de nuevos sujetos que pasen a la base de la pirámide como sujetos activos habrá que importarlos. Esta solución es beneficiosa no sólo por el aumento de la clase trabajadora sino porque enriquece notablemente el nivel cultural del país en cuestión. Abre la mente a nuevas ideas y deja de ser una sociedad culturalmente endogámica.

2.- Potenciar el empleo. La solución anterior puede ser un problema si no aumenta, en igual proporción, el mercado laboral pudiendo provocar una doble discriminación social de la nueva población (cultural y de recursos). Preguntémonos quién genera empleo, ¿las empresas? Pues habrá que desarrollar los métodos necesarios para reactivar, como sea, ese sector. No podemos estancarnos.

Conclusión

Como colofón cabe decir que el sistema tarde o temprano puede quebrar (todos los sistemas Ponzi quiebran cuando la base no es suficiente para sufragar los gastos de la cima de la pirámide). Puede que el Estado, de forma antinatural (antieconómica), lo perpetúe (¿hasta cuándo?). Los aumentos de la edad de jubilación no son la solución (quizá sí a corto plazo) pero el sistema, igual que la población, se muere.

Asegurarse unos ingresos adicionales (o al menos unos ingresos) que poder ahorrar puede salvar más pronto que tarde a muchas familias. La crisis nadie sabe cuánto durará pero, lo que es seguro, que tarde o temprano nos tocará jubilarnos. Nadie puede asegurarte que "papa - Estado" esté ahí para ayudarte.

jueves, 8 de julio de 2010

Crea tu propio programa de MBA.

Si alguien piensa que estudiar es caro o simplemente no tiene el tiempo o los conocimientos de base y etc (podríamos seguir proponiendo las excusas que se nos vayan ocurriendo y cada uno las nuestras) podría visitar el blog de Timothy Ferriss.

Es curioso que valore el estudio de un máster MBA como pasar unas vacaciones muy caras. Considera que pasar 2 años de máster y, dependiendo de la universidad o escuela, puede llegar a costar 60.000$ / año (este ejemplo es de la Stanford University Graduate School of Business). De todas las materias que se estudian piensa que sólo algunas asignaturas se salvan pero que muchas veces tocan profesores demasiado teóricos. Vamos no dice que no vale para nada pero casi.

Son unas valoraciones muy duras contra el sistema educativo (del máster pero lo podemos extender al resto) pero todos aquellos que hemos estudiado hemos llegado a pensar, ¿qué interés real puede llegar a tener tal o cual asignatura?

No voy a ser yo el que valore la utilidad de un máster (no he realizado ninguno, por lo tanto no puedo opinar) pero sí sé que en muchos programas educativos se dan asignaturas que no tienen o el enfoque o la perspectiva de su aplicación real. Ese es un error muy común, el de caer en academicismos.

Él propone realizar tu propio programa de MBA real, es decir, quieres aprender a crear, gestionar y dirigir una empresa pues te conviertes en un ángel inversor y aprendes sobre la marcha. Tampoco lo veo claro sobre todo, como bien dice Tim, para ser un ángel inversor debes primero tener el capital (casi lo que cuesta el MBA) y ser consciente que el riesgo de perderlo todo es muy grande (casi como ir al casino o a las carreras). Demasiado riesgo p'al body.

Propongo como alternativa para aquellos que deseen obtener los conocimientos necesarios para adquirir los conocimientos y aptitudes que se estudian en un máster MBA, a bajo costo, un enlace a una web con las 99 lecturas recomendadas para crear tu propio programa MBA. Es más barato y, aunque no se cuente con la experiencia de los grandes profesores, los conocimientos están ahí.

martes, 6 de julio de 2010

Comprar o alquilar?

Dando vueltas por la red he encontrado un blog donde se intentaba, al igual que en un programa americano del mismo nombre, destruir el mito de si era mejor comprar o alquilar una vivienda.

Con la "sabiduría" que da ver las cosas desde la perspectiva del tiempo transcurrido podemos, serenamente, valorar lo descrito en el blog. Después, a toro pasado, todo se ve más claro.

En el blog, de agosto de 2007 (hace casi 3 años, con todo lo que ha caído) se defendía ya con fuerza que dados los precios en los que rondaban los pisos la solución pasaba por alquilar más que por comprar y explicaba el caso que a él/ella le tocaba vivir ya que tenía un piso en Madrid cuya hipoteca era de 1.500€ al mes.

Valoraba la opción de alquilar (de comprar ya la estaba sufriendo) y le salía que tendría que pagar casi la mitad de la hipoteca (800€/mes) y, así, con la diferencia que obtenía de alquilar sobre comprar podría destinar algo de dinero a la inversión (1.500 - 800 = 700 €) en algo más rentable y además empezar a tener algo de ahorros.

Proponía la bolsa como alternativa de inversión (poco iba a imaginar la que se avecinaba pocos meses después) comparando, incluso con algo de envidia, cómo en los años anteriores la bolsa había subido que daba gusto. Meses después comenzaría la hecatombe bursátil de la caída libre.

Espero que disfrutéis del artículo y, para no daros más la lata, aquí os dejo el enlace al Blogivive.com

viernes, 2 de julio de 2010

Inversión en Renta Fija

Parece que ahora, después de lo ocurrido por la crisis de Grecia, se ha puesto de moda invertir en renta fija. El pequeño inversor, o inversor minorista como le gusta llamarse ahora, se ha puesto a informarse de qué, cómo, cuándo y dónde se puede invertir en renta fija.

Como muy bien se informa en la revista Consumer son instrumentos financieros donde se arriesga mucho menos el dinero ya que, en principio, se devolverá el capital invertido más una rentabilidad, difícilmente se supera el 5%.

Ventajas

Su cupón o rentabilidad. Se denominan fijos porque el cupón o interés suele ser fijo y se reparte por el tiempo de su duración determinada o, incluso, permanente (normalmente en cupones anuales aunque también al final del vencimiento), siempre y cuando la empresa no entre en concurso de acreedores.

Son fijos porque si los comparamos con los dividendos el cupón o interés (los hay de interés variable pero es para solventar la subida de tipos de interés) no variará, en cambio, los dividendos son potestativos del órgano de administración de accionistas (pueden decidir un año repartirlos o no o repartir menos dividendos).

No hace falta esperar a vencimiento para vender el producto sino que podemos venderlo antes de vencimiento en un mercado secundario oficial. La finalidad de estos productos de renta fija es esperar a vencimiento para la devolución del capital más los intereses, pero siempre lo podemos transmitir antes del mismo. La diferencia del precio de compra entre el precio de venta dará la rentabilidad. El nominal puede variar incrementándose o disminuyendo. Si disminuye será a causa de alguna de sus desventajas.

Normalmente pensamos que son inversiones seguras pero vamos a descubrir que hay que tener cuidado tanto o más que con las acciones.

Desventajas

Según el abogado y consultor Paco López describe muy bien en su blog sus tres principales riesgos:

1.- Caída de solvencia del emisor. Analizar la solvencia del emisor o fiarnos por las Agencias de Rating con sus niveles A (solvente), B (arriesgada) y C (cerca del impago), estas revisiones se hacen de un día para otro y el producto puede bajar su valor a causa de esto mismo.

Para evitar este riesgo podemos mantener el producto a vencimiento ya que sólo en caso de concurso de acreedores habría riesgo real de impago. La disminución de valor se produce si quisiéramos transmitirlo antes de vencimiento en el mercado secundario. También para evitar este riesgo podríamos acudir a deuda pública estatal (más segura de que no caiga en impagos) aunque de rentabilidad menor, también podemos negociar sus títulos en el mercado secundario y también le afecta el rating de calificación.

2.- Subida de tipos de interés. La subida de tipos provoca la caída de valor igual que una mala calificación de riesgo. Si quisiéramos venderlo en el mercado secundario lo tendríamos que hacer con descuento o no se compraría. Ahora, al estar en mínimos históricos los tipos de interés, es como comprar acciones en plena burbuja especulativa de la bolsa.

Para evitar este riesgo existe deuda pública de interés variable cuyo interés subirá a la par de los tipos así su valor no se resentirá o en bonos a corto plazo donde la subida de tipos no nos afectará tanto. Los que son de tipo fijo se descontará de su valor nominal.

3.- Riesgo de tipo de cambio. Al invertir en renta fija extranjera con cambio de divisa podemos correr el riesgo de que el tipo de cambio no nos sea favorable y perdamos dinero en el cambio (tanto en los cupones y en el vencimiento como en la venta anticipada en el mercado secundario).

Para evitar ese riesgo podemos invertir en empresas y deuda soberana con nuestra divisa, el euro, aunque suponga o unos gastos mayores o se tenga que operar con brokers especializados si queremos comprar y vender deuda pública internacional. Dejo aquí un enlace en unos comentarios muy interesantes sobre abrir una cuenta en un broker alemán en el blog de Futuro-millonario.

Así y todo sabemos que la renta fija está ahí y no voy a ser yo quien os diga lo que tenéis que hacer pero no se debe comprar a la ligera. Con la renta fija también podemos perder dinero y mucho. Como en todo, precaución.

Para comprar productos de renta fija podéis acudir a cualquier oficina de vuestro banco o caja y allí os informarán, sobre todo para renta corporativa y soberana nacional.

jueves, 1 de julio de 2010

Préstamos privados entre particulares

Cuando buscamos inversiones atractivas para nuestros ahorros no podemos dejar un gran número de posibilidades de inversión desde las más conservadoras a las más arriesgadas. Dentro de cada tipo de inversión podemos reconocer diversos instrumentos como los depósitos, bonos, fondos de inversión, acciones, opciones, warrants, turbos, futuros, etc.

También no podemos olvidar algo que ha surgido del ciberespacio como algo nuevo el antiguo negocio del prestamista o préstamos privados entre particulares (también llamados préstamos P2P)

Entendemos que el mundo de los negocios se rige por la dicotomía menor riesgo - menor interés contra mayor riesgo - mayor interés. También vamos a suponer que el riesgo de una inversión viene reflejada por el factor de recuperación del capital invertido, es decir, a mayor imposibilidad de recuperación mayor riesgo. Esto está claro.

Imaginemos que tenemos un pequeño capital (12.000 €) y nos interesaría invertir en éste en los préstamos personales a particulares. Nos gustaría jugar a ser bancos.

Lo primero que debemos pensar es qué precauciones tomar y qué medios de recuperación del capital, en caso de impago, tenemos.


- Analizar la solvencia del prestatario, es decir, que nivel de ingresos y gastos tiene.
- Analizar que otros bienes tiene y si tiene cargas en ellos (no es lo mismo acudir a un juicio por impago como primer deudor como quinto).
- Saber que en caso de impago no es legal "romperle las piernas". Hay que ir a juicio (lento de más de año y medio, sino preguntad a los que tienen inquilinos morosos) con abogado y procurador.
- Aclarar los plazos de pago y cómo.
- Conocer el tipo de interés de compensación.
- Realizar los acuerdos por escrito.
- Analizar al prestatario es fundamental no es sólo una cuestión de confianza.
- Utilizar alguna plataforma, tipo Comunitae, no nos asegura la devolución de lo prestado. En esa web se llega a asegurar de un 15% a un 20% de lo invertido (se puede llegar a perder un 80% de lo invertido y renuncias a cualquier acción civil contra el prestatario).

Rentabilidades.

- Comparar la posible rentabilidad obtenida con la que nos ofrecería otro tipo de inversión de menor riesgo. La plataforma más conocida ofrece rentabilidades desde el 7% al 15% (hay que descontar un porcentaje de préstamo financiero que ronda los 4%).
- Tenemos acciones de grandes empresas que ofrecen rentabilidades de un 7% por dividendo.
- Tenemos otros instrumentos de inversión que sí, ofrecen menos interés, pero la recuperación del capital es mayor, como los bonos del Estado o letras del Tesoro (hasta ahora lo más seguro o un depósito bancario pero con menos rentabilidad) con rentabilidades cercanas al 3,5% .

Ahora que cada uno valore lo que más le interesa y el riesgo que está dispuesto asumir.