martes, 30 de marzo de 2010

De parado a empresario

En estos momentos en los que la crisis económica está haciendo estragos en todos los niveles de la sociedad es reconfortante observar cómo hay siempre alguien siempre está dispuesto a echar una mano.

En este post me gustaría promocionar una iniciativa de otro Blog que me ha parecido muy interesante y altruista, más en estos tiempos en lo que todo se vuelve tan económico e interesado.

No se trata de un libro que intenta vender un método ni un curso ni nada por el estilo. Se trata del libro de Borja Prieto "De parado a empresario".

El autor del Blog Desencadenado.com brinda una gran ayuda a aquellas personas que aún sienten dudas al crear una empresa descubriendo el "How do it", paso a paso. Con todos los detalles para que el "miedo" se disuelva poco a poco.

El mayor miedo de todo emprendedor es sobre todo el miedo a lo desconocido, a la incertidumbre, a si lo sabrán hacer bien o no. El libro repasa todas las fases de creación de una empresa (desde la "idea" hasta el marketing pasando por las formalidades).

Recomiendo que todos aquellos que deseen crear una empresa disfruten tanto como yo de la lectura de este libro y, como no, se lancen a crear una empresa.

Ánimo.

Para descargarse el libro haced click aquí.

viernes, 19 de marzo de 2010

Warren Buffet rockero


En primer lugar felicitar a todos los Josés y a todos los padres del mundo. A unos por ser hoy su santo y a otros por ser el día del padre.

Aquí os presento una faceta que conocen muy pocos de Warren Buffet en un anuncio de Geico (una aseguradora de su propiedad, de las primeras y de las que comenzó a crear su imperio) imitando a Axl Rose.

Hay que saber ganar dinero, sí, pero también hay que saber divertirse siempre, aún teniendo 79 años. Como dice Kiyosaki hay que disfrutar el camino, no sólo de la meta.

Lo dicho pasadlo muy bien en vuestro día y disfrutad el vídeo. Yo voy a ver si se queman las fallas, ¡visca València!

martes, 9 de marzo de 2010

El Flujo de Efectivo: Cuidando lo más importante


Es gracioso observar como la gente pregunta en algunos foros o blogs que si fulano o mengano, que al mismo tiempo son conocidos en el mundo de las inversiones, si realmente se están “forrando” con el mundo de las inversiones, con tal o cual método, o lo están haciendo porque están enseñando su método a otros.

Es gracioso porque la respuesta es obvia. Están haciendo dinero enseñando su método que seguramente les ofrece un Flujo de efectivo constante y suficiente para seguir invirtiendo en su método mundialmente reconocido.

Sólo vamos a aplicar un poco de sentido común. Si realmente su método fuera infalible o fuesen “millonarios” por sus inversiones, ¿qué sentido tiene enseñárselo a los demás cuando históricamente está demostrado que cuando un sistema se enseña a la masa (no me refiero al superhéroe) es el comienzo del fin de su efectividad?

¡Ah!, se me olvidaba, quizás es por la deuda moral que han contraído con la sociedad por haberles brindado tal oportunidad y fortuna. Creo que es evidente el tono irónico.

Kiyosaki nos demuestra esta faceta en todos los sentidos. Por un lado, en sus libros nos enseña la importancia de tener una empresa y por otro, a parte, ha creado parte de su negocio a través de vender sus libros.

Algunos han creído ver en esta supuesta falta de altruismo algo repulsivo o despreciable. ¡Hay que ver como se aprovechan de nosotros!, dirían desconsolados. Yo diría: "Ellos sólo facilitan la búsqueda de conocimiento a las personas que lo buscan" y, podría añadir, "busca como facilitar la vida de los que te rodean y empieza a ganar dinero".

Sin entrar en más detalles al respecto quiero destacar la importancia del flujo de efectivo. Por lo general, tanto las inversiones en bolsa, la compra-venta de inmuebles o las grandes fortunas son producto de inversiones a largo plazo.

Necesitamos ese flujo de capital tanto como para seguir con el día a día de nuestros gastos y, además, creando un fondo de maniobra para cuando encontremos la inversión ideal hincarle bien el diente.

Es curiosa la cantidad de lecturas que tiene este blog de las entradas de inversión en bolsa y qué pocas las tiene las de ahorro.

¿Pero nadie ve el absurdo que es intentar invertir a largo plazo introduciendo sólo dinero de ahorro originado de nuestro trabajo? Aquel que aún lo tenga, claro. Tened en cuenta que el flujo de efectivo por ahorro es muy pequeño comparado a lo que nos daría montando un negocio, aunque sea como dice Kiyosaki de media jornada. Podríamos tener ese dinero que tanto nos hace falta para comprar otra clase de activos. (acciones y/o inmuebles) que generen el grueso de flujo de efectivo.

En el Blog de Futuro-millonario hicieron el cálculo de que para ser libre financieramente hablando (con una buena cobertura para gastos personales) tendrían que reunir con inversiones un capital de, por lo menos, 3 millones de euros para que al 5% (que es la rentabilidad “sin riesgo” de bonos del estado) tuviesen ese flujo de efectivo suficiente para decir, ¡Soy libre!.

La pregunta es, ¿cómo vamos a conseguir esos 3 millones? La respuesta puede ser: con flujo de efectivo.

Cada uno se la puede empezar a hacer.

jueves, 4 de marzo de 2010

La selección de la mejor inversión

Revisando algunas entradas en algunos blogs de inversión, encontré una que hacía referencia a la selección de valores. Es una buena entrada con montón de números y estadísticas que demuestran, fundamentalmente, la importancia de comprar una empresa con un buen PER y, si es posible, también con un buen ratio EV/EBIT.

Es una muy buena entrada que viene a "descubrir", al público en general, algo así como que si una empresa está barata, está poco endeudada y, además, tiene poca capitalización su rentabilidad futura, cuando surja, será mejor que la media. El señor Mercado la recompensará mejor.

Aunque hay algo que no me deja del todo satisfecho en su explicación e intentaré explicarme, valga la redundancia, lo mejor posible.

Usar un ratio EV/EBIT, que cuanto más bajo mejor, no viene a decirme nada nuevo. Sería casi como usar un inverso del ROE sólo que, en vez de usar el Capital Propio ( también llamado fondos propios o patrimonio neto), se le incluye todo el pasivo (todas las deudas) y se divide con el Beneficio antes de impuestos e intereses, en vez de un Beneficio neto sin singulares y diluido. Está claro que no son lo mismo pero ahora lo explicaré mejor.

La idea subyacente no está mal pero, desde mi punto de vista, se complica uno demasiado innecesariamente para intentar evitar cualquier engaño contable o, mejor dicho, maquillaje contable e incluir el efecto de las deudas en el beneficio.

Un método más sencillo usado por Warren Buffet sería utilizar llanamente el ROE, lo veo más útil, ya que nos dice, en tanto por cien, la capacidad de la empresa para generar beneficios netos sobre su Capital Propio y si, además, queremos saber su grado de endeudamiento utilizar el Ratio de endeudamiento que además sólo lo podemos aislar para la deuda a corto plazo.

Ahora sabremos dos cosas:

1- la empresa es rentable a un tanto por cien (es comparable con el de otras empresas)
2- sabremos de la capacidad de endeudamiento, también en tanto por cien, tanto total como a corto y a largo plazo.

No es malo endeudarse siempre y cuando no afecte a la liquidez de la empresa y se utilice para generar más valor añadido para la empresa. Como dice Kiyosaki hay que diferenciar entre deuda buena y deuda mala. Además todos sabemos el efecto beneficioso del apalancamiento en el futuro beneficio de la empresa. Además para la liquidez ya están las reservas que se incluyen en Capital Propio.

Utilizar un EBIT no nos hará caer en engaños o maquillajes financieros (los buenos engaños hechos así se escapan hasta de la mirada de los grandes analistas como fue en el caso de Grecia que no harán con nosotros, pobres inversores). Además utilizar el EBIT es como decir: ¡mirad mis beneficios antes que empiece a introducir impuestos e intereses!

Esto es algo que afecta de una forma muy directa en el resultado final de los beneficios. Es como si no quisiéramos ver el efecto negativo de los impuestos en los beneficios, en resumen, estamos inflando los beneficios voluntariamente.

Si nos quisieran engañar en el beneficio lo hubiesen intentado mucho antes, en concreto al principio de la cuenta de resultados, al introducir como beneficio recurrente un beneficio obtenido por operaciones que no son las normales de la empresa o hubiesen quitado de un plumazo unos gastos de inversión y ponerlos como que son efectivos en ejercicios distintos al actual.

Esto por un lado pero, ¿qué hay de nuevo con el PER? Realmente el artículo en cuestión deja claro que no es del todo fiable fijarse sólo en el PER. Personalmente pienso que tiene razón en este punto. Este ratio nos indica sólo que relación tiene el precio de la acción con respecto a los beneficios de la empresa.

Este dato lo tendríamos más en cuenta si lo comparásemos con el PER medio de la empresa en, por ejemplo, los últimos 5 años. Así veríamos como el precio de la acción se comporta con su media de años anteriores.

Todos los datos aquí mostrados deben compararse entre las empresas que estemos dispuestos a invertir y utilizar también algunas medias de esos ratios de varios años para obtener una visión de la empresa a lo largo del tiempo.

Por ejemplo el ROE debería incluirse el ROE medio de una serie de años (entre 5 a 10 años) ya que precisamente tanto el ROE como el EV/EBIT puede representar que la empresa ha tenido un buen año pero no tiene por qué ser la norma. Si invertimos con perspectivas a largo plazo un buen año no tiene por qué significar nada. Incluso nos puede engañar.

También debo recordar que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras pero podemos usar el pasado como referencia histórica cercana. El pasado cercano es nuestro aliado no nuestro enemigo. De nuevo no hay atajos para hacer las cosas bien ni fórmulas mágicas.

Espero no haberos liado demasiado con tanta información pero el artículo al que hago referencia al comienzo del post, según mi opinión, adolece de ser demasiado simplista y si de verdad queremos invertir de forma inteligente deberíamos invertir en conocimientos para nosotros y, eso sí, se convertirá en nuestra mejor inversión.