miércoles, 30 de septiembre de 2015

No estamos en un mercado bajista


Siempre es más fácil analizar un gráfico cuando miramos un gráfico histórico,  analizamos el pasado, pero todos sabemos que lo difícil se encuentra en la parte derecha del mismo. Siempre surgen las mismas dudas. No podemos predecir el futuro pero sí que podemos analizar el pasado más reciente. Cuando el Ibex 35 rompió los 10.000 puntos también dudé. Ahora, pasado la mayoría del año (entramos en el último trimestre) la visión se clarifica. No estamos en un mercado bajista, ni por asomo.


Más que nada porque no ha habido una fase de consolidación, una fase lateral que marcase un cierto cansancio lógico. Simplemente nos hemos topado con una fase alcista y otra bajista (de medio-corto plazo) sin solución de continuidad. ¿Es esto lógico? No, no lo es.
Por supuesto que este año no hemos asistido a una fase lateral-bajista de consolidación y continuidad alcista. Ese ha sido el problema que nos ha llegado a infundir serias dudas del estudio que hice en agosto del año 2014. Al final, a pesar de la subida de por medio que nos rompió la predicción, se ha cumplido lo previsto: ha sido un año de consolidación.


En el gráfico comparativo del Eurostoxx 50 es una caída más suave (siempre sus movimientos son menos pronunciados y, por ello, es un buen referente para analizar) vemos un movimiento similar. No sabemos cuando, pero estamos atentos a ver romper esa tendencia de medio-corto plazo. No me extrañaría que empezase dentro de poco, el tiempo dirá.
Seguimos atentos a la evolución del mercado. Estamos dentro porque igual que no se pueden predecir los mercados bajistas tampoco podemos predecir los alcistas hasta que, como es lógico, ocurren. Prestaremos atención a los cierres semanales a ver qué es lo que hacen, si continúan su tendencia actual o pueden romper sus resistencias en 10.000 puntos en el Ibex 35 y los 3.300 del Eurostoxx 50.
Un saludo. 

domingo, 20 de septiembre de 2015

La única independencia posible es la independencia financiera

Durante esta crisis hemos sido testigos de muchos "iluminados" que pregonan que la única solución a nuestros males es dar un golpe sobre la mesa y decir: "¡Basta ya! ¡Aquí mando yo!". Sabemos que estamos ante una crisis económica (falta de ingresos) y política (los que tendrían que dar ejemplo están rodeados de casos de corrupción) y moral (nos gusta decir siempre lo que tienen que hacer los demás). Ni más ni menos. Aquí llegamos a un punto en el que creemos que todo cambiará solo porque venga fulanito o menganito y digan: ¡Basta ya! Y la realidad se impone ante las ensoñaciones colectivistas más narcisistas amartillando sin piedad las cabezas y segando de raíz las ensoñaciones.

Lo hemos visto en Grecia. Europa es un proyecto tan ambicioso e importante que ante las amenazas de cualquier país pequeño ni se inmuta. Es más. Se pueden hacer las cosas o por las buenas o por tu cuenta. En un mundo donde la norma práctica es la interdependencia se invoca la independencia política como solución y, obviando el absurdo, entramos en un concepto que es imposible de facto. Independencia se convierte en aislamiento. Se es independiente en la medida en la que puedes influir en el exterior o, mejor dicho, te influye menos lo que se haga en el exterior. En los años 70 el mundo financiero tembló porque EEUU se pensaba que era independiente. Tenían la bomba atómica, poder militar y poder financiero. Bastó que unos países se organizaron en la OPEP y lo derrotaron. Habían influido sobre EEUU, el Estado libre de la tierra... o quizá no era tan libre como se creía. Ahora EEUU, que aprendió de su error, es productor de petróleo. Se ha independizado.

Grecia supuso un desafío para la diplomacia europea. Se creyó independiente. Pensó que el que más tenía que perder era Europa. Resultó que no fue así pero ganó el sentido común. No era lógico lo que pedía: Una quita sobre la deuda actual, es decir, dejar de pagar (otra vez), con una solicitud de más crédito (y barato) exterior. Si no quieres pagar no pagues pero luego no pidas prestado. Así de sencillo. Algunos quieren desafiar el statu quo y verse independientes de lo que no les gusta (pagar) pero quieren mantener los privilegios actuales (ingresos) e, incluso, aumentarlos. Se piensan que pueden influir sobre los demás. Se creen independientes. Que se harán más daño los otros. Pero eso no es así. No hay nada peor para los negocios que la inestabilidad política. No por el régimen político en sí sino que ese régimen sea lo más estable posible y, además, posibilite la autorealización de su proyecto vital como empresa, como personas. Todo ser vivo necesita de un hábitat y ese hábitat es la seguridad jurídica.

Esto hablando de países o proyectos similares pero en las personas, como individuos, pasa exactamente igual. Deseamos encarecidamente ser libres, romper nuestras cadenas, encontrar nuestra felicidad y autorealización vital pero nos seguimos endeudando en exceso en objetos que solo nos reportan pérdidas, preferimos "vivir" el hoy que sobrevivir al mañana y, en definitiva, pensando que todo lo podemos arreglar con un golpe sobre la mesa y con dos c... Que siempre es otro el que tiene más que perder. Pero la realidad no es esa. Ese es un desafío en el que nos intentamos autoconvencer, autoengañarnos, sin embargo nosotros tenemos mucho que perder también. Lo mismo o más. Dependemos de esos "otros" para conseguir aquello que deseamos.

Ser libre no consiste en aislarse en una isla, valga la redundancia. Endeudarse no tiene que ser una cadena sino un trampolín para alcanzar nuestros sueños. La soledad es algo deseable como una pausa de entre el bullicio colaborativo de la sociedad. Nuestra libertad individual no es soledad, es colaboración, división productiva e interrelación beneficiosa en condiciones de igualdad. Donde no podamos ser influidos por otros, o mejor, ser influidos e influenciables por voluntad propia. Por la experiencia de estos años de crisis hemos comprobado que a todos no les afecta las crisis de la misma manera. Una sociedad es igual de libre que la libertad alcanzada por cada uno de sus miembros para autodesarrollarse.

Si trabajamos es porque queremos trabajar en algo que nos ilusiona y no porque estemos a una nómina de la bancarrota. Porque nos sentimos autorrealizados a ayudar a otras personas en un campo concreto (también vale buscar el sustento familiar). Tenemos un objetivo mayor que el simple hecho de ganar mucho dinero. Y eso es algo que empieza a tener sentido cuando hemos alcanzado la libertad en el terreno financiero porque, entonces sí, nos podemos autoproclamar dueños de nuestro propio futuro.

Un saludo.

martes, 15 de septiembre de 2015

Bolsa: Riego u Oportunidad

Cuando hablamos de bolsa siempre asumimos que hay riesgo y en momentos como el actual, donde la volatilidad se dispara, siempre se me acercan con la misma pregunta: ¿Riesgo u Oportunidad?

Como dice Warren Buffett nunca pidas consejo sobre si debes cortarte el pelo a tu peluquero, pero hoy voy a hacer de abogado del diablo, mi consejo es NO entres en bolsa.

No entres...

... si no tienes un plan definido de actuación, una estrategia, un sistema, algo, que sepa responder a todas las circunstancias posibles que se pueden presentar. Desde perder el 100% del capital hasta dispararse por las nubes, todo es posible y hay que estar preparado para ello.

... si ignoras el porqué de los movimientos del mercado. Está claro que el descenso en las bolsas americana y europea de la semana pasada responde claramente a un descuento anticipado a las subidas de tipos de la FED y no tanto a la actuación de la economía de Brasil o China.

... si en vez de ver oportunidad, solo ves riesgo. Todo depende del cristal de como se mire toda situación se puede ver de diferentes perspectivas siempre y cuando se esté preparado para ello. Esa preparación solo te la puede dar la experiencia o una buena guía que tenga esa experiencia. Casi vale más obtener un 0,5% en renta fija que perder el sueño por la incertidumbre.

... si tienes miedo a perder una oportunidad irrepetible. Mentira, en la bolsa no hay oportunidades irrepetibles sino que aparecen y desaparecen todos los días. Si has perdido una, tranquilo, ya vendrá otra.

... si el dinero que inviertes vas a necesitarlo en el corto plazo. Esto no es la lotería, aquí no hay pelotazos todos los días (sí, oportunidades que no es lo mismo) si no hay una estrategia de por medio o si crees que la renta fija se va estancar toda la vida.

El Ibex está muy influenciado por lo que pasa en EEUU


El principal índice de referencia español está en mínimos anuales, de hecho, ha perdido todo el camino recorrido desde el 2014. Todo lo que baja termina subiendo pero antes de subir desconocemos cuánto puede bajar ni cuánto tiempo puede permanecer ahí abajo pero esta es la realidad que tenemos y nosotros no tenemos más remedio que aceptarla y adaptarnos.

Como he dicho antes, este movimiento bajista está influenciado por la FED que, seguramente (vamos, que es una especulación mía), vaya a subir tipos. Esta especulación está fundamentada en que los bancos han reducido al máximo sus márgenes y, como están hasta las trancas de deuda pública europea y americana, pues eso, que con estos tipos no ganan nada. Es por ello que los Bancos Centrales se lo estén pensando y algo tienen que darles para mejorar sus cuentas, sin subirlos demasiado, porque la bajada de tipos tenía un sentido: que los bancos abriesen la mano con los créditos. Esto último no ha ocurrido hasta hace bien poco así que, cómo han (medio) cumplido, seguramente se les recompense con una pequeña subida en los tipos.

Espero que os haya sido útil la reflexión.

Un saludo. 

sábado, 5 de septiembre de 2015

Pérdidas en bolsa, ¿qué hacer?

Las últimas semanas hemos observado cómo la bolsa española (también la europea y americana, pero esas en menor medida) ha descendido a niveles de hace un año en apenas un mes y eso significa una cosa: pérdidas.
Todos habíamos previsto qué hacer al obtener ganancias incluso sabíamos la tapicería que queríamos poner al coche pero no, tuvo que descender la maldita bolsa otra vez y arrojarnos esos p... números rojos. Y ahora, ¿qué podemos hacer?

Algunos te dirán que si te encuentras con pérdidas es porque algo has hecho mal, que la culpa es tuya por intentar adivinar la tendencia, que no analizaste el mercado como debías... MENTIRA!. La culpa sería nuestra si pudiésemos manipular al mercado a nuestro antojo y lo hubiésemos hecho mal, pero no ha sido así, ¿puedes manipular el mercado? No, pues la culpa no es tuya. El mercado es volátil, nada más.

Nadie puede conocer qué hará el mercado mañana, ni hoy, solo lo que hizo en el pasado y en base a eso, y a las expectativas futuras, éste se va moviendo. Evidentemente lo nuestro no es debido a la economía  de China ni de Brasil. Es debido a las próximas elecciones en la Comunidad de Cataluña. No hay peor noticia para las finanzas que anuncios de inestabilidad y esas elecciones... es una bomba a la estabilidad de la recuperación.

¿Qué hacer ante las pérdidas?

Suponiendo que el crash recesionario ya lo hemos dejado atrás y suponiendo que, a priori, el resultado no supondrá ningún cambio sociopolítico para España podemos entender que la recuperación seguirá (más miedo me dan las elecciones de noviembre, en serio).

Antes de invertir en bolsa debemos saber ya qué hay que hacer ante las pérdidas, no se trata de ningún plan B sino de la misma fundamentación del mismo plan. Hasta Warren Buffett genera pérdidas en alguna inversión y Ben Graham ya lo preveía en su Inversor Inteligente.

Las pérdidas son algo inherente a la bolsa. Por eso el consejo de vender toda la posición y esperar lo considero absurdo. Durante años he seguido casi todos los consejos que existen sobre bolsa porque quería probar, de primera mano, su eficacia y ese es el peor de todos. Es el peor de todos porque ante un descenso de X% vendo posición y lo más normal es que estemos esperando a que el mercado mejore.... durante la mayor subida de la bolsa en años! Terminamos comprando caro y vendiendo barato, ¿qué demonios nos pasa?

Desde mi experiencia como Asesor Financiero he actuado siempre de otro modo. De hecho al revés. He comprado barato y he vendido caro, esa es la regla que he seguido siempre, pero para ello hay que comprar barato, es decir, cuando se está abaratando y vender caro, cuando se está encareciendo. El mercado ni baja ni sube eternamente.

Solo hay que tener la paciencia y la liquidez suficiente para ello. Siempre recordaré esa charla con un sobrino de Ram Bhavnani cuando la bolsa descendía en picado allá por el 2009 y me preguntó, ¿tú también has entrado? Resultó un 2010 bastante bueno, tengo que añadir...

Un saludo.

PD: Recomendaría a cualquiera que quiera invertir se informe de los riesgos que van a asumir y que se asesoren por su Asesor Financiero antes de tomar alguna decisión de inversión para su caso particular. No es ninguna recomendación particular de compra ni de venta, es una opinión.