martes, 29 de septiembre de 2009

Invertir en bolsa siguiendo un método.


Dos de los métodos de invertir que se está dando a conocer últimamente en la red son el Twinvest y el Dollar Cost Averaging (DCA) aunque no son nada nuevos. Si clickais en los enlaces os redigirán a webs que os explican en qué consisten estos métodos de inversión. Yo sólo quiero señalar una breve comparación entre ambos y sus posibles ventajas o defectos.

Tanto el Twinvest como el DCA son estrategias de inversión según un método que sólo aseguran rentabilidad a largo plazo (más de tres años).

Las dos únicas ventajas de estos métodos son:

-1º No tenemos el dinero disponible para invertir AHORA. Pues entonces me propongo ahorrarlo mientras invierto. No es necesario apalancarse, sólo ser fiel a mi método de ahorro.

-2º No tenemos que preocuparnos por el “precio” de la acción (fondo, bono, etc.) porque el sistema (el de ambos) optimiza ese factor, ya que AMBOS métodos, cuando baje el precio de la acción, más número de acciones comprará.

Definitivamente hay que tener claro que cualquier método de inversión enfocado al Largo Plazo se va a fundamentar en el conocido Buy&Hold (comprar y mantener) sólo que lo hace asequible a las “economías domésticas”.

Los defectos más graves de ambos métodos es, a su vez, también claro:

- Ninguno te asegura que la acción (fondo, bono, etc.) que estás comprando sea de “buena calidad” y si baja el precio sea por el humor de Mr Market y no porque la acción se vaya a la ruina y tú con ella.

-Las continuas comisiones por compra que se generan mensualmente.

La ventaja de Twinvest sobre el DCA es que combina la inversión en acciones con el ahorro en cuenta de alta remuneración y, si a lo largo de X años de inversión constante, surge alguna necesidad imperiosa (entendemos que se invierte dinero que no se necesita a corto plazo) hemos ahorrado algo en una cuenta, de liquidez inmediata, y con el otro método hay que proponérselo a parte o ser consciente de que se es más agresivo. El twinvest sigue más la estrategia propuesta por Ben Graham en el Inversor Inteligente.

Si queremos suplir esa deficiencia podemos resolverlo de dos formas distintas:

-1º Aprendiendo a distinguir empresas de “buena calidad” cuyo precio de acción descienda por “fallos” sistémicos del Sr. Mercado y no porque la empresa vaya a quebrar. Hay que combinar estos métodos con otros o con uno propio.

-2º Invertir en Fondos de Índice con lo que nos ahorraremos el estudio y dinero en comisiones. Aunque seguro que no batiremos al mercado pero tampoco nos deja por debajo. Nos protegerá de nuestra propia ignorancia y además tienen las comisiones más bajas del mercado.

Un saludo.

PD: A mí con el DCA me ha ido muy bien con las acciones y llevo una ventaja al Ibex 35 de un +22% reinvirtiendo dividendos pero he tenido que esperar 3 años.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Como mejorar nuestra economía en 4 pasos.


Nos encontramos nuevamente en este foro de libertad económica que es este Blog para analizar, pero también para resumir, varios post que se han publicado en los cuales se narra lo fundamental para salir de nuestra crisis o por lo menos para que no nos tomen el pelo en el futuro.

Va a ser una entrada muy breve donde me referiré a artículos anteriores y publicaré sus enlaces. No se trata de un método "cuasi mágico" donde la imaginación juegue un papel importante. Se trata de un método eminentemente práctico del cual resultará que quien no lo aplique es porque prefiere disfrutar de la autocompasión o de la compasión de los demás y no porque no sea muy difícil de aplicar o requiera de complicados conocimientos matemáticos.

"Go to hell" con la manipulación y el engaño.

1.- Dejar de cavar.

Lo primero para salir de un agujero o, simplemente no caer en él, es dejar de cavar más profundo. Económicamente el símil es totalmente válido porque si se quiere empezar a enderezar la economía hay que dejar de hacer gastos que resulten innecesarios.

A ver si nuestro Gobierno "Zapateril" toma nota.

2.- Balance de Ingresos y Gastos.

Hay que conocer por donde se nos escapa el agua, sin dejar evidentemente de dejar de achicar. Esto es lo que se llama buscar un punto de partida para empezar a trazar nuestro mapa de recuperación económica.

3.- Corregir nuestros gastos.

Este paso es el del comienzo de la dieta. Si ya estamos entrampados o si lo que queremos es empezar a ahorrar lo primero es empezar por desechar los gastos innecesarios y hacer limpieza para luego incrementar nuestros ingresos.

4.- Incrementar ingresos.

Comenzar a multiplicar las vías de ingresos. De todas las formas de ingresos es mejor tener varias que una sola y así poco a poco comenzar a crear un futuro y empezar a ser millonarios.

Este paso es el más duro de todos porque requiere de un esfuerzo fundamental en el Futuro Millonario: PENSAR.

Según Henry Ford es el trabajo más duro que existe y es verdad porque nos han intentado educar desde niños, desde el primer momento, para ser obedientes, para ser dóciles.

La típica frase del jefe de "No te pago por pensar sino para que trabajes" es verdaderamente humillante e inmoral y, desde los Derechos Humanos, un delito. Debería ser delito decirla. Por eso se dice para que no pensemos y no seamos libres de sus cadenas. Me ha dolido hasta el ponerla en este Blog.Quieren que seamos unos mediocres, pues bien ahí va la noticia: Señores no lo van a conseguir porque el futuro es nuestro y está en nuestra mano cambiarlo.

Sólo hacedme un favor, PENSAD.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Sacar el máximo partido a tus inversiones en bolsa en 7 pasos.



En las inversiones es fácil triunfar con un poco de inteligencia o, más bien como dice Warren Buffet, sentido común.

Como Ben Graham decía en las inversiones hay dos tipos diferentes de personas: aquellas que no se molestan en usar su inteligencia y aquellas que sí lo hacen.

En esta nueva entrada del Blog voy a intentar explicar cómo en 7 sencillos pasos podemos descubrir si una inversión es interesante o no.

1.- Consolidación y Antigüedad.

A la hora de invertir nos centraremos en empresas consolidadas y con amplia reputación en el mundo de los negocios. Esta fase del análisis la centraremos en empresas que estén en algún Índice bursátil (IBEX 35, DOW JONES, etc.) y que tengan por lo menos 20 años de antigüedad.

En el mundo de los negocios el tiempo pone a cada uno en su sitio y para arriesgar dinero ya están en este mundo la empresas de capital-riesgo. A nosotros nos interesa invertir en empresas que sean estables y previsibles en el tiempo.

2.- Beneficios constantes.

Debemos por empezar a revisar las cuentas de resultados y los balances anuales para comprobar que en los últimos 10 años esas empresas han producido Beneficios Por Acción(BPA) constantes y han sido, al mismo tiempo, crecientes en el tiempo.

Eso nos demostrará que estamos ante una empresa fácilmente predecible y estable en el tiempo y, posiblemente, con alguna ventaja competitiva a destacar.

3.- Beneficios crecientes.

Comprobaremos como han crecido esos beneficios a lo largo de los años sacando su crecimiento anual compuesto.

Si ha sido capaz de crecer de forma constante en el pasado podemos entender que pueden seguir creciendo en el futuro de forma segura. En este estudio el TIEMPO es nuestro aliado de ahí la utilidad de coger un periodo mínimo de 10 años y no menos.

4.- Estimar el Beneficio futuro.

Una vez obtenido el crecimiento compuesto anual de 10 años, siendo una empresa estable y previsible, podemos calcular el BPA futuro a 10 años de la empresa.

Este cálculo es importante para proyectar esos Beneficios a 10 años vista para los siguientes pasos.

5.- Averiguar el PER medio.

Podemos averiguar el PER (Price to Earnings Ratio) medio de la acción de esa empresa porque, aunque esa empresa tenga los beneficios estables y seguros, el precio de la acción de esa empresa está sujeta a los consabidos humores del Sr. Mercado.

Al tiempo también nos quedamos con el PER mínimo y el PER máximo de la acción.

6.- Estimar el Precio de la acción futuro.

¿Con una bola de cristal? No es necesario si hacemos los deberes bien hechos. Para terminarlos sólo tenemos que multiplicar el BPA futuro X PER. Así nos saldrán tres resultados: PRECIO mín., PRECIO med., PRECIO máx.

7.- Rentabilidad estimada.

Ahora sólo tenemos que comparar el PRECIO actual de la acción con PRECIO futuro (en cualquiera de los tres escenarios aunque normalmente el más conservador siempre viene mejor por si acaso) estimando la rentabilidad compuesta anual si invertimos en esa acción.

Si lo hacemos con todas las acciones de un Índice podemos fácilmente invertir en aquellas que nos de mayor rentabilidad futura y sentarnos a esperar los beneficios.

Hasta pronto futuros millonarios.