viernes, 18 de enero de 2013

Algo en lo que pensar

Los que me seguís en el blog sabéis lo que me gusta hablar de política, sobre todo hablar en contra de la política. Es un hecho. No puedo ver una injusticia y dejarla pasar. Pero esto que he visto hoy... simplemente no tiene nombre.

Leyendo el artículo de opinión de elEconomista.es sobre la mala imagen de los políticos de Antonio Papell me ha dejado helado. Si ésto es lo que piensan los políticos del por qué tienen mala imagen, entonces es que estamos más perdidos que un pulpo en un garaje. Si piensan que con una campaña de lavado de imagen arreglan las cosas están más que apañados.

Para ayudar, lo que se dice echar una mano, para que no quede que solo protestamos, nosotros, los ciudadanos de a pie, sí, esos que pagan vuestros escandalosos sueldos (no voy a comentar cómo os lo habéis ganado) intentaré ilustraros en qué está fallando la clase política y qué debería hacer para mejorar su imagen.

No se trata de un envejecimiento del sistema representativo, no, lo que pasa es que, y ésto se ve desde la calle, desde años-luz (que es una unidad de medida de distancia, no de tiempo) que quienes nos gobiernan hacen y deshacen a su antojo y tienen el sistema legislativo, ejecutivo y judicial a su servicio, a su antojo... Vamos, como en el franquismo pero en democracia (es decir, de cuando en cuando cambian las caras y los "amiguetes") y eso hace ver a la gente que no tenemos un verdadero Estado de Derecho porque, y esto es lo triste, las leyes no son iguales para todos. Hay unos que, bien por su dienro bien por su status, esas leyes no les afectan. Pero vosotros no os mováis una coma porque si no...

Eso nos quieren vender. Creen que no nos damos cuenta. O esperan que no saquemos las viejas guillotinas del trastero (a punto hemos estado, a punto), como le hubiese gustado a mi colega Rafa, pero sí que nos damos.

Creen que indultando a todo descerebrado que ha matado por su imprudencia, por su negligencia que es más grave ya que implica un "deber de atención", ha matado a personas en accidentes de tráfico justifican el cuasi indulto de su amiguete Carromero (me ha dolido poner en mi blog el apellido de este...) que también ha hecho lo mismo, pero en otro país. En Cuba para más señas, que como es Cuba no vale para nada su justicia. Es cierto, aquí se habría absuelto. Es lo que pasa al no tener control sobre la justicia de otra dictadura. Para una vez que se hacía justicia con personas que han demostrado que no tienen ningún respeto por la vida de los demás... En fín.

Si la culpa es nuestra, encima quieren que les agradezcamos el honor de dejarnos vivir...

Saludos.