viernes, 1 de octubre de 2010

Ten una imagen corporativa atractiva.

Cuando creamos una empresa podemos pensar que sólo se trata de "venderle" algo a alguien más barato que los demás.

En parte es cierto pero realmente es una visión un tanto superficial de lo que puede llegar a ser una empresa; además si pensamos así quizás sea la manera más fácil de cavar nuestra propia ruina.

Una empresa es un ente propio, tiene una "personalidad" propia tanto en el ámbito jurídico como en las relaciones más estrechas con nuestros clientes y proveedores. Es por eso que se dice que una empresa tiene personalidad jurídica propia. Tiene personalidad propia y se relaciona de forma independiente de la persona que la dirige.

Un ejemplo claro de esto es cuando nos atienden en un McDonald's. No nos estamos relacionando con Jim Skinner (CEO de la empresa) sino que la atención que nos brindan es la de la empresa McDonald's (o no sólo la de ese restaurante, porque repercute en la imagen corporativa global) y es su imagen la que está en juego, la de la cadena, y no la de su presidente (ni incluso la de su empleado). Esto es sólo un ejemplo, pero deja claro lo que intento decir y para ello he utilizado una empresa con una, más o menos clara, imagen corporativa buena.

También podemos usar un mal ejemplo de esto que resultan de los productos MADE IN CHINA. Es una lástima que cuando tenemos en nuestras manos un producto que es de mala calidad pensemos enseguida (por lo menos a mí me ocurre) que es normal porque se trata de un producto que "es de un chino" o "de China". Es una lástima, digo, porque siendo realistas somos conscientes que una gran mayoría de los productos de la mayor calidad que existen en el mercado son MADE IN CHINA, pero son propiedad de empresas occidentales así que la buena imagen se la llevan ellas y no el país de fabricación; pero no, la "imagen" que se nos queda es la de la mala calidad.

Y no confundir imagen corporativa sólo con el logotipo o la marca, cosas muy distintas.

Así que cuando decidamos tener una empresa debemos tener en cuenta que hagamos lo que hagamos qué imagen corporativa deseamos transmitir. La buena calidad a un precio justo o la de la mala calidad a precios baratos. Al igual que cuando conocemos a una persona por primera vez, la primera impresión es la que queda.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario