miércoles, 14 de julio de 2010

Prepárate tu jubilación cuánto antes.

De siempre se ha sabido, otra cosa es que lo hayan querido contar, que el sistema de la Seguridad Social española (y de aquellos países que son similares) es un sistema piramidal o sistema Ponzi.

No porque sea una estafa, no lo es. De hecho la fundamentación es muy buena ya que asegura una protección sanitaria y social, solidaria y global.

El sistema se nutre de las aportaciones de la población activa, los trabajadores y empresarios, para que la población que se jubila siga ingresando como sustento en proporción al nivel de contribución pasado (los nuevos aportan y el jubilado recibe en proporción a lo que aportó). Incluso compensa a las personas que no han podido cotizar (pensiones no contributivas) por diferentes razones. Nadie queda abandonado. El "papa - Estado" vela por tu futuro.

Para mí la jubilación del Estado es la última opción, ¿por qué?

Porque tiene 2 problemas graves derivados de ser un sistema piramidal, es decir, el sistema de pensiones se mantiene porque la base (la población activa) aporta con su trabajo. Esos ahora trabajadores cuando se jubilen ingresarán con las aportaciones de los futuros trabajadores. Si esto no es un sistema piramidal que venga Dios y lo vea.

Problemas

1.- La pirámide inversa demográfica. El aumento de la esperanza de vida provoca, como consecuencia, una disminución de la natalidad ya que al esperar vivir más no hay tanta necesidad de perpetuar la especie con sujetos nuevos, ya se mantiene con los que hay.

2.- Sensibilidad a la situación laboral. Por mucha población activa dispuestos a trabajar que haya si no hay trabajo tenemos 2 problemas. No se ingresa por cotización (no hay trabajo) y además tenemos población muy sensible a la discriminación por falta de recursos.

Solución

1.- La población inmigrante. Si una sociedad no nutre de nuevos sujetos que pasen a la base de la pirámide como sujetos activos habrá que importarlos. Esta solución es beneficiosa no sólo por el aumento de la clase trabajadora sino porque enriquece notablemente el nivel cultural del país en cuestión. Abre la mente a nuevas ideas y deja de ser una sociedad culturalmente endogámica.

2.- Potenciar el empleo. La solución anterior puede ser un problema si no aumenta, en igual proporción, el mercado laboral pudiendo provocar una doble discriminación social de la nueva población (cultural y de recursos). Preguntémonos quién genera empleo, ¿las empresas? Pues habrá que desarrollar los métodos necesarios para reactivar, como sea, ese sector. No podemos estancarnos.

Conclusión

Como colofón cabe decir que el sistema tarde o temprano puede quebrar (todos los sistemas Ponzi quiebran cuando la base no es suficiente para sufragar los gastos de la cima de la pirámide). Puede que el Estado, de forma antinatural (antieconómica), lo perpetúe (¿hasta cuándo?). Los aumentos de la edad de jubilación no son la solución (quizá sí a corto plazo) pero el sistema, igual que la población, se muere.

Asegurarse unos ingresos adicionales (o al menos unos ingresos) que poder ahorrar puede salvar más pronto que tarde a muchas familias. La crisis nadie sabe cuánto durará pero, lo que es seguro, que tarde o temprano nos tocará jubilarnos. Nadie puede asegurarte que "papa - Estado" esté ahí para ayudarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario