viernes, 2 de julio de 2010

Inversión en Renta Fija

Parece que ahora, después de lo ocurrido por la crisis de Grecia, se ha puesto de moda invertir en renta fija. El pequeño inversor, o inversor minorista como le gusta llamarse ahora, se ha puesto a informarse de qué, cómo, cuándo y dónde se puede invertir en renta fija.

Como muy bien se informa en la revista Consumer son instrumentos financieros donde se arriesga mucho menos el dinero ya que, en principio, se devolverá el capital invertido más una rentabilidad, difícilmente se supera el 5%.

Ventajas

Su cupón o rentabilidad. Se denominan fijos porque el cupón o interés suele ser fijo y se reparte por el tiempo de su duración determinada o, incluso, permanente (normalmente en cupones anuales aunque también al final del vencimiento), siempre y cuando la empresa no entre en concurso de acreedores.

Son fijos porque si los comparamos con los dividendos el cupón o interés (los hay de interés variable pero es para solventar la subida de tipos de interés) no variará, en cambio, los dividendos son potestativos del órgano de administración de accionistas (pueden decidir un año repartirlos o no o repartir menos dividendos).

No hace falta esperar a vencimiento para vender el producto sino que podemos venderlo antes de vencimiento en un mercado secundario oficial. La finalidad de estos productos de renta fija es esperar a vencimiento para la devolución del capital más los intereses, pero siempre lo podemos transmitir antes del mismo. La diferencia del precio de compra entre el precio de venta dará la rentabilidad. El nominal puede variar incrementándose o disminuyendo. Si disminuye será a causa de alguna de sus desventajas.

Normalmente pensamos que son inversiones seguras pero vamos a descubrir que hay que tener cuidado tanto o más que con las acciones.

Desventajas

Según el abogado y consultor Paco López describe muy bien en su blog sus tres principales riesgos:

1.- Caída de solvencia del emisor. Analizar la solvencia del emisor o fiarnos por las Agencias de Rating con sus niveles A (solvente), B (arriesgada) y C (cerca del impago), estas revisiones se hacen de un día para otro y el producto puede bajar su valor a causa de esto mismo.

Para evitar este riesgo podemos mantener el producto a vencimiento ya que sólo en caso de concurso de acreedores habría riesgo real de impago. La disminución de valor se produce si quisiéramos transmitirlo antes de vencimiento en el mercado secundario. También para evitar este riesgo podríamos acudir a deuda pública estatal (más segura de que no caiga en impagos) aunque de rentabilidad menor, también podemos negociar sus títulos en el mercado secundario y también le afecta el rating de calificación.

2.- Subida de tipos de interés. La subida de tipos provoca la caída de valor igual que una mala calificación de riesgo. Si quisiéramos venderlo en el mercado secundario lo tendríamos que hacer con descuento o no se compraría. Ahora, al estar en mínimos históricos los tipos de interés, es como comprar acciones en plena burbuja especulativa de la bolsa.

Para evitar este riesgo existe deuda pública de interés variable cuyo interés subirá a la par de los tipos así su valor no se resentirá o en bonos a corto plazo donde la subida de tipos no nos afectará tanto. Los que son de tipo fijo se descontará de su valor nominal.

3.- Riesgo de tipo de cambio. Al invertir en renta fija extranjera con cambio de divisa podemos correr el riesgo de que el tipo de cambio no nos sea favorable y perdamos dinero en el cambio (tanto en los cupones y en el vencimiento como en la venta anticipada en el mercado secundario).

Para evitar ese riesgo podemos invertir en empresas y deuda soberana con nuestra divisa, el euro, aunque suponga o unos gastos mayores o se tenga que operar con brokers especializados si queremos comprar y vender deuda pública internacional. Dejo aquí un enlace en unos comentarios muy interesantes sobre abrir una cuenta en un broker alemán en el blog de Futuro-millonario.

Así y todo sabemos que la renta fija está ahí y no voy a ser yo quien os diga lo que tenéis que hacer pero no se debe comprar a la ligera. Con la renta fija también podemos perder dinero y mucho. Como en todo, precaución.

Para comprar productos de renta fija podéis acudir a cualquier oficina de vuestro banco o caja y allí os informarán, sobre todo para renta corporativa y soberana nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario